Actualizando el modelo de Negocio- Estrategias para revitalización en tiempos inciertos

 

No hay tiempo que perder; una perspectiva detonadora ayuda a cada persona y a cada equipo a revitalizar rápidamente su actuación

Un modelo de negocio es un esquema que ayuda a clarificar cómo una organización (o un equipo dentro de una organización) funciona creando valor en un “ecosistema”.

 

Dos son los conceptos clave del modelo: lo que la organización o equipo aporta al “ecosistema”, y cómo el valor que genera esta aportación es mayor que el valor que requiere para funcionar. Aquí es en donde reside una fuente de ventajas competitivas y motivación en muchas ocasiones desaprovechada.

 

¿Qué es lo que nos mueve?

Cuando se le pregunta a un Gerente qué es lo que más motiva a sus colaboradores, generalmente la respuesta ronda los conceptos de incentivos y reconocimientos, sin embargo, omiten lo importante, según Teresa Amabile (Harvard) quien, durante una investigación sobre la motivación e innovación en el trabajo, que se extiende por más de una década y abarca a varios centenares de empleados de diferentes organizaciones, encontró que son los logros y avances en lo que le es significativo lo que provoca más satisfacciones. Estos logros pueden generar recuerdos positivos que se extienden por años, y cuando se evocan vuelven a encender el entusiasmo; al final, siguen provocando sentimientos de valía personal a pesar del paso del tiempo.

 

Estos hallazgos en realidad hacen eco del sentido común: a todas las personas les gusta hacer cosas que son importantes y significativas, ya que se asocia directamente con la valía personal dentro del grupo, y lo opuesto también parece ser verdad, a nadie le gusta estar haciendo las cosas que nadie valora, o que son consideradas insignificantes. Esto explica por qué actualizar la misión y el modelo de negocio de un equipo puede ser un mecanismo muy útil para revitalizarlo y detectar mejores formas de trabajar y generar valor.

 

La contribución significativa

Actualizar cuál es la contribución de un equipo al negocio (ecosistema), implica una racionalización y valoración de su aporte. Durante este proceso, usualmente se identifican y reinterpretan elementos que cambian la percepción que el personal tiene de su trabajo propio y de su equipo. Estos elementos son los que se pueden potenciar para disparar la motivación a través de reconocer un sentido de logro y de contribución significativa de cosas que podrían haber sido pasadas por alto en el pasado, proporcionando oportunidades para generar un nuevo sentido de orgullo y satisfacción por todo lo que se ha hecho y por lo que sigue por hacer.

 

La Misión del Equipo (revisada) y el Modelo de Negocio

A nivel de un equipo funcional, el proceso de revisión de la misión del equipo se inicia analizando qué es lo que la estrategia del negocio demanda de la función o del equipo en particular, para posteriormente determinar cómo debe operar el equipo para satisfacer esta demanda y, después, definir cómo evolucionar el funcionamiento del equipo para alcanzar ese estado de contribución de valor.

Todo este proceso desarrolla perspectivas que habilitan descubrir las aportaciones de valor del equipo y sus miembros, dándole un nuevo significado a la participación individual. Un equipo que ha generado nuevas perspectivas habilitadoras está en mejor posición para revisar el modelo de negocio con el que opera, para generar más valor y para administrar más eficientemente los riesgos inherentes, es decir, que se garantice aportar más valor que el que se requiere para funcionar.

Este proceso implica la creatividad de los integrantes del equipo o la organización, y en muchas ocasiones permite renovar la eficiencia, a partir de explorar nuevas formas de hacer las cosas. Los retos que se derivan de este análisis usualmente son una fuente de cambios y ventajas competitivas para el negocio.

 

Manteniendo el nuevo estado

Pero, al igual que en un equipo de futbol, no todos los jugadores podrán ser los anotadores estelares de los goles que entusiasman a sus fanáticos. Cualquier persona reacciona internamente en automático cuando se sienten omitidos en la felicitación por un logro, sobre todo si consideran que su participación fue relevante o decisiva para el logro en cuestión. Es por esto que se vuelve crítica la declaración que establece la importancia y contribución de cada función al modelo de negocio y, de manera muy particular, la importancia del mecanismo que ayuda a que todos la tengan presente.

Durante muchos años las organizaciones han optado por descripciones breves y muy genéricas de la misión y visión del negocio, desaprovechado los beneficios que un análisis reflexivo y profundo puede provocar, respecto a clarificar la actuación requerida en los procesos y las funciones. La declaración de la misión en realidad puede ser un elemento de comunicación más contundente y, aunque se cuente con una versión resumida para utilizar como recordatorio, requiere una versión amplia y profunda sobre lo que realmente el negocio aportará a la sociedad en su conjunto (consumidores, inversionistas, empleados, medio ambiente, etc.). Sin esta reflexión es difícil responder a preguntas críticas, como hasta dónde llega la responsabilidad de una función respecto a otra en un proceso, o cuál es el nivel de desarrollo que se debe alcanzar en ciertas posiciones clave; tampoco sería fácil mantener energizado a un equipo o a la organización, o explicar por qué se requiere adoptar una forma de trabajar que demanda mantenernos fuera de nuestra zona de confort.

Ver más    

Recibir más artículos como este

© 2020 BiosConsulting       Calzada San Pedro No. 100,  San Pedro Garza García, N.L. México C.P. 66220