BiosConsulting

Perspectivas Poderosas para una Ejecución Superior

Atrapados en la Guerra Comercial China vs USA

 

03 de Junio de 2019        Imprimir Artículo

¿Qué tienen en común actualmente México y la India?

 

Primero, que ambos países acaban de ser informados por USA (prácticamente al mismo tiempo) que perderán prerrogativas comerciales preferenciales: México enfrenta la amenaza de un incremento paulatino hasta llegar al 25% en pocos meses de los aranceles a sus exportaciones a USA, mientras que India fue expulsado por la administración Trump del Generalized System of Preferences (GSP), un programa establecido desde 1976, diseñado para apoyar a países en desarrollo a través de condiciones especiales para exportar a USA.

Segundo, que México e India están entre los 5 países que más aumentaron sus importaciones de China (México ocupa el primer lugar, con 22.9% de incremento de 2017 a 2018, e India ocupa el cuarto lugar con el 13% de incremento para el mismo período).

India había estado pasando recientemente por una serie de reclamos por parte de la Administración Trump que le acusaba de proteccionismo, aduciendo que los aranceles a las exportaciones estadounidenses a la India eran una falta de reciprocidad respecto al GSP, reclamos que, obviamente, no tendrían sentido, pues irían en contra del espíritu mismo del programa.

En el caso de México, se esperaba la ratificación del tratado comercial recientemente renegociado para américa del norte (México - USA - Canadá), sin embargo, Estados Unidos decidió ignorarlo y amenazar con sanciones. La excusa tuvo que ver con la forma en que el gobierno mexicano está manejando el flujo de inmigrantes de otros países a la frontera con Estados Unidos. Estos hechos parecieran sin conexión, sin sentido, pero ¿podrían estar conectados y tener diferente significado e implicaciones?

 

Otros países están siendo amenazados u hostigados por la Administración Trump por cuestiones comerciales (Turquía fue expulsado recientemente también del GSP, por ejemplo), así que ¿Qué hace especiales a estos casos?

 

La diferencia está en que en el contexto internacional se ha venido aclarando el peso que tiene la pugna por el 5G para Estados Unidos y sus aliados estratégicos contra China, representada por Huawei. Cuando se considera este elemento, la lectura del desarrollo de los acontecimientos globales políticos y económicos ofrece otra perspectiva, más coherente y radicalmente distinta.

 

La Guerra comercial y la batalla por 5G

5G no es, según los expertos en telecomunicaciones, la evolución del 4G, como lo fue éste respecto a 3G, sino más bien es una revolución: 5G permite, entre otras cosas, aumentar la velocidad de descarga en 100 veces respecto a 4G, y aumentar 10 veces la cantidad de dispositivos conectados en una misma antena. Las implicaciones para habilitar dispositivos con inteligencia artificial aumentada, realidad virtual, automóviles sin conductor, aparatos como refrigeradores, lavadoras, etc., conectados a internet (Internet de las Cosas, IoT) son enormes. Como sucedió con el 3G y 4G, se espera que todo el tráfico de información y acceso a dispositivos, servidores, aparatos, información sobre individuos y sus perfiles, comercio electrónico, inteligencia comercial, etc., será a través de la red global de 5G.

 

El problema es que 5G está basado en tecnologías que ninguno de los gigantes tecnológicos norteamericanos posee. El proveedor líder de tecnologías y equipos para 5G en el mundo es Huawei (China), otros jugadores importantes son Nokia (Finlandia, Unión Europea) y Ericsson (Suecia, Unión Europea). La participación de Huawei en el mercado mundial es mayor que la de Nokia y Ericsson combinadas, lo que le permite mayores economías de escala y muchos más recursos enfocados en mantener un servicio al cliente superior que el de sus competidores, razón por la que Alemania lo seleccionó como proveedor de su plataforma para 5G. El resto de la lista de proveedores globales para 5G incluye a ZTE (China) y Samsung (Corea del Sur), pero tienen una participación menor. Huawei, además, ha declarado que el 80% de las patentes de las tecnologías que utiliza son propias, lo cual apuntalaría su autosuficiencia, al menos en los próximos años.

En resumen, 5G se habría convertido en un acelerador potencial de la influencia china y estratégicamente en la batalla actual más importante en la guerra comercial contra Estados Unidos.

 

 

Las paredes oyen

Desde que Snowden denunció al gobierno de los Estados Unidos de usar el programa PRISM para vigilancia masiva, el mundo se dio cuenta que no se puede garantizar al 100% la privacidad ni la seguridad de la información que se mueve en las redes de comunicación global. A principios de 2018, un equipo especialista del gobierno de Australia realizó una simulación para estimar qué tan comprometida estaría la seguridad de su país, si la futura red de 5G estuviera intervenida por una potencia extranjera. Su resultado fue que todas las comunicaciones de control sobre servicios públicos, información financiera, sistemas de defensa y otra infraestructura clave estarían fuertemente comprometidas. Huawei había sido seleccionado, por su tecnología y tamaño, como el proveedor de servidores y sistemas para internet de 5G por el gobierno de Australia, pero a raíz de estos resultados, y de la fuerte sospecha de la injerencia del gobierno chino en Huawei, la decisión se revocó. Poco después, el gobierno Australiano advirtió al gobierno norteamericano de sus hallazgos, y al poco tiempo éste se dio a la tarea de evitar que China -según estiman, a través de Huawei- controle el internet del futuro. Los especialistas de Estados Unidos, Australia, Reino Unido y Canadá alegan que los equipos para red celular de proveedores chinos pueden contener “puertas traseras (backdoors)” que habiliten funciones de vigilancia para el gobierno chino. Y agregan que 5G debe ser proveído por una compañía con “valores occidentales”. Por su parte, otros países, como Alemania, demandan que les den pruebas tangibles de las vulnerabilidades mencionadas, no “sólo especulaciones” contra Huawei.

 

 

Las tierras raras

Como represalia ante los embates del gobierno de Trump, China ha amenazado a Estados Unidos con limitar la proveeduría de tierras raras, las cuales son materias primas así llamadas, utilizadas para fabricar componentes críticos de múltiples dispositivos de las industrias modernas de telecomunicaciones, aeroespacial, defensa, y electrodomésticos, entre otras. China tiene las reservas mundiales probadas más grandes de tierras raras, seguida por Brasil y Vietnam, que empatan en el segundo lugar. Tal vez sea sólo coincidencia que Vietnam, que ocupa también el segundo lugar en crecimiento de importaciones de China, justamente detrás de México, y por arriba de India, no haya sido amenazado por la administración Trump (al menos todavía), y que Trump muestre sus simpatías hacia Bolsonaro -el polémico nuevo presidente de Brasil- cada vez que puede.

 

 

Las escaramuzas de México e India

Estados Unidos se habría formulado hace algunos años una pregunta fundamental: ¿Cómo evitar ser desplazado por China como la primer potencia ideológica, comercial y militar del mundo? En primer lugar, muy posiblemente requeriría saber, fuera de dudas, quién está en cada bando, para saber con quién operar y cómo. En segundo, sería lógico que debería evitar cualquier acción propia que redunde en beneficios para su contrincante, y boicotear cualquier oportunidad de un mayor avance de su oponente en cualquier región del mundo. La actividad anterior de USA sugiere que eso había estado haciendo, con cierto ritmo y cuidado en las formas diplomáticas. Sin embargo, el advenimiento del 5G bajo una perspectiva “Trumpiana” ha precipitado el desarrollo de los acontecimientos y provocado muchas decisiones tal vez aventuradas. Ante la idea de que cualquier país que comercie con Estados Unidos y al mismo tiempo con China, es una vía indirecta potencial para flujos económicos desde USA a China, se explicaría por qué la renegociación del tratado comercial de norteamérica buscaba elevar las cuotas de origen, y dado el incremento reciente de las importaciones chinas a México y la India, explicaría la amenaza de incrementar aranceles de sus exportaciones a Estados Unidos, como un refuerzo del intento para restringir los flujos económicos hacia China.

 

Suponiendo que la reacción contra México y la India tuviera como objetivo principal presionar a la economía China, podría significar que para la administración Trump el impacto a las economías mexicana e hindú y a algunos mercados en USA son un precio menor en la guerra comercial y la batalla por el 5G, lo importante sería obstaculizar el avance de China, y conseguir el tiempo suficiente para que alguno de los gigantes tecnológicos norteamericanos acepte el reto y desarrolle a marchas forzadas su propia tecnología de 5G. Esto probablemente no sería rápido. En el ínterin, la escaramuza mexicana podría estar llena de más situaciones caprichosas y variaciones bruscas en la economía, como la que acaba de suceder: amenazar con tirar por la borda la reciente renegociación del tratado comercial entre México y Estados Unidos.

Ante la posibilidad de un panorama como el anterior ¿Podemos planear y crecer así?

 

Guerra de Guerrillas

Indudablemente el modelo de negocio de las empresas se enfrentaría con la necesidad de volverse extremadamente más flexible y más tolerante a la incertidumbre, a tal punto que tendría que tener la capacidad de modificarse a muy alta velocidad, una y otra vez. Estratégicamente hablando, habría que replantear con frecuencia cuáles son los fundamentales del modelo de negocio, y cómo reconocer rápidamente cuando ya no son vigentes. Tácticamente, se trataría de estar observando continuamente con mucha atención, para tratar de detectar y aprovechar oportunidades fugaces, desplegando y retrayendo recursos de manera ágil y rápida.

Este enfoque para administrar los negocios no es extraño ni nuevo en México, donde el contexto económico ha evolucionado de una economía cerrada a una abierta, de un ambiente donde la burocracia hacía las veces de regulador y distorsionador económico, con monopolios y oligopolios de facto, y una incertidumbre que era la regla, no la excepción. En ese ambiente complicado, las empresas mexicanas aprendieron a ser flexibles, adaptarse rápidamente y crecer. Después, la apertura económica global provocó que ese enfoque ya no fuera eficiente, y las empresas buscaron adoptar modelos de planeación de más largo plazo y gestión más estructurada, gracias a un ambiente más predecible. Sin embargo, los retos de la actualidad pueden demandar desempolvar el uniforme camuflado, traer del retiro a algunos de nuestros expertos del pasado y reorganizarse nuevamente en pequeños equipos, más autónomos y altamente efectivos. En este ambiente, la capacidad táctica vuelve a tomar un rol protagónico.

Ver más    

Recibir más artículos como este

Referencias

Hobbling Huawei: Inside the U.S. war on China’s tech giant;  https://www.reuters.com/investigates/special-report/huawei-usa-campaign/

 

Trump Administration Strips India of Special Trade Status

https://www.nytimes.com/2019/05/31/business/trump-india-trade.html?smid=nytcore-ios-share

 

 

Here are China’s Rivals in Shipping Rare Earths to the U.S.;

https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-05-29/here-are-china-s-rivals-in-shipping-rare-earths-to-the-u-s

 

How China’s Huawei took the lead over U.S. companies in 5G technology; https://www.washingtonpost.com/technology/2019/04/10/us-spat-with-huawei-explained/?noredirect=on&utm_term=.0ab991b6f32a

 

China vs. America;

https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2017-08-15/china-vs-america

 

© 2019 BiosConsulting       Calzada San Pedro No. 100,  San Pedro Garza García, N.L. México C.P. 66220